Duelo en época de pandemia

Todos estamos de duelo…

Tengamos en cuenta que prácticamente todos estamos transitando un duelo, el duelo de haber perdido nuestra rutina de la noche a la mañana, en sí ya se trata de una pérdida. En esta circunstancia, la noticia de perder a alguien se hace aún más complicada . Creo que en este punto, muchos ya hemos superado la etapa de la aceptación de esto como una realidad. Ahora hablemos del duelo frente a la pérdida de la vida como tal.

Aunque no directamente por el covid, pero pude experimentar en carne propia la pérdida de dos personas allegadas a mis seres muy queridos durante esta época, por esto, y por solidaridad con todas las personas que han perdido gente querida en estos días, surge este artículo.

Superar un proceso de duelo desde la cuarentena

La muerte está siendo más dolorosa aún en estos días por todas las cosas que nos está arrebatando el COVID-19: personas que fallecen solas y familiares y amigos que ni pueden despedirlos ni pueden consolarse después con el abrazo de los suyos. Algo más a tomarse en cuenta es que este proceso de duelo empieza antes. Es decir, el hecho de que no podamos acompañar a nuestro familiar en el hospital ni visitarlo son factores que hacen que el duelo sea más complicado.

Es probable que se nos quede un recuerdo negativo de esta situación, hecho que complica el proceso de duelo. Es fundamental que la persona sea consciente de que,  el hecho de no haberse despedido y de no haber acompañado a la persona en el hospital no quiere decir que no lo haya hecho durante todo su proceso vital. Me parece importante que cada uno sea justo con los recuerdos y con la relación que tenías con esa persona. Por ello, no sólo debes recordar estos últimos días sino ver la relación que tenías con perspectiva a lo largo de toda una vida.

Debemos comprender primero que existen ciertas etapas donde cada persona que tenga un duelo debe ser comprensiva y piadosa consigo mismo para ir pasando a través de ellas poco a poco para poder digerir el adiós a un ser querido ya que cada uno tiene un tiempo.

Para evitar la propagación de este coronavirus, se ha prohibido los velatorios y restringido las ceremonias fúnebres. La realidad es que cuando hay una pérdida, uno siente que se para la vida, quedamos como en un estado de shock. Claro que la duración y dificultad del proceso depende de las circunstancias de la muerte. Y en este punto, debemos mencionar que el hecho de no poder despedirnos físicamente de las personas complica más las cosas.

Cual es la primera tarea: Aceptar. Recordemos que el cerebro va más rápido pero al corazón le cuesta más afrontar la perdida, así el trabajo debe encaminarse a dejar ir al ser querido.

Para la persona en duelo, es muy importante expresar los sentimientos para liberarse de las emociones que invaden tras la muerte de un ser querido. Siempre, pero especialmente en las actuales circunstancias por la cuarentena, hacerlo a través de la escritura puede ser muy reparador. También se puede preparar una despedida del fallecido, homenajeándolo y recordándolo con toda la ternura y el amor que sentimos por él.

Ahora hacemos duelos en soledad. La dimensión social del duelo se ha bloqueado, así que cada uno tiene que encontrar su manera de reemplazar esa dimensión potenciando la individual, que puede ser colgar una foto en la pared, repasar álbumes, encender una vela o realizar alguna ceremonia personal que le de sentido a tu pérdida. «Uno de los mejores consejos, dadas las circunstancias, es intentar actuar igual que si no estuviéramos confinados. Es clave hablar, así sea por teléfono o videollamada y sacar las emociones con los seres queridos y amistades. El rol de la familia y amigos es clave para ayudar a superar al duelo.

En el caso de los niños que han perdido, por ejemplo, a un abuelo, hacer dibujos, leer cuentos que hablen de la pérdida de un ser querido, ver fotos o recomponer la historia de la familia son algunos de los aliados para ayudarles a asimilar la muerte. El libro que se llama Respira, de Inés Castel-Blanco, ayudar a los más pequeños a afrontar pérdidas de seres queridos. Es muy importante enseñar a los niños a expresar las emociones.

El duelo se puede complicar por varios factores, entre ellos el confinamiento. El duelo tiene ciertas etapas como: negación, ira, tristeza, negociación y acpetación, y cada persona debe transitar, así no sea en dicho orden, por todas las etapas para tener un duelo sano. No existe una respuesta disponible a la pregunta ¿en qué momento se ha terminado un duelo?, por lo que debe considerarse que es imprescindible haber completado las diferentes etapas hasta llegar al restablecimiento emocional. No obstante, hay estudios en los que se asienta que después de cumplir 12 meses se piensa que el duelo es patológico. Si persiste y la persona no logra superarlo, se debe intervenir para lograr la resolución del mismo mediante ayuda psicológica profesional.

Para toda la población, una de las enseñanzas que debe dejarnos la situación actual es ser conscientes de la importancia de decir ‘te quiero’, y demostrarlo a la gente de nuestro alrededor; además de buscar resolver los pequeños conflictos que puedan ir surgiendo con la gente más cercana a ti.

 

 

 

 

 

 

 

Resiliencia en época de pandemia

Resiliencia: ¿Qué es?

Dentro de la ingeniería, resiliencia es la capacidad de un cuerpo de volver a su forma original luego de exponerse a una fuerza o resistencia externa.

Este concepto se ha expandido hacia la psicología y desarrollo personal para referirse a la capacidad de las personas para sobreponernos a eventos traumáticos, superarlos y salir fortalecidos de dicha experiencia.

Y ¿Qué es un trauma entonces? Cualquier evento en el que nuestra vida esta puesta en peligro, o la de personas cercanas a nosotros, como esta pandemia que es un evento traumático a nivel mundial, y es aquí donde la resiliencia es parte muy importante de la manera en que lo enfrentamos.

Victor Frankl es el padre y ejemplo de este concepto al ser uno de los primeros autores que se refiere a la resiliencia; una de sus obras “El hombre en busca de sentido” es una muestra de esto. El fue neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió en varios campos de concentración nazis durante la segunda guerra mundial. De sus vivencias y de la observación que realizó en dichos campos, concluyó que las personas que tienen más probabilidades de sobrevivir son aquellas que dan, buscan, tienen y/o encuentran un sentido a su vida.

El resalta la responsabilidad que tenemos todos y cada uno de nosotros de crear nuestra propia vida y nuestra propia historia según como interpretemos los acontecimientos que nos suceden.

Según Frankl, “una  experiencia traumática es siempre negativa, pero lo que suceda a partir de ella depende de cada persona. En la mano del hombre está elegir su opción, que o bien puede convertir su experiencia negativa en victorias, la vida en un triunfo interno, o bien puede ignorar el desafío y limitarse a vegetar y a derrumbarse.”

Se trata de entender y practicar que ante accidentes, catástrofes, malas noticias, desgracias o problemas, no existe una única respuesta o una única actitud a adoptar. Si bien es importante no minimizar el problema, una vez analizada la situación, aceptada y entendida, la actitud que tomemos ante ella va a determinar nuestras acciones y por ende va a marcar el rumbo de nuestros siguientes pasos y, con ello, nuestro futuro.

Así pues, tenemos en nuestras manos la posibilidad de decidir, sean cuales sean las circunstancias, como queremos vivir, como víctimas de las mismas o como parte responsables de crear nuestra actitud ante ellas.

Cuando estamos en una situación difícil nos sentimos alejados de nuestras metas. Para volver a acercarnos a ellas, se hace necesario aceptar las circunstancias que no se pueden cambiar y comenzar a trabajar sobre los aspectos que sí son modificables. Nada es tan decisivo como aceptar la realidad que nos toca vivir. En buena parte de los casos no podemos controlar lo que sucede. La adversidad tiene a menudo un componente caótico que nos supera. En ese contexto, solo cabe la aceptación. De poco nos vale obsesionarnos con el «por qué». Debemos centrarnos en el «cómo y el para qué». ¿Qué puedo hacer para enfrentar el desafío? ¿Esto para qué ocurre, qué puedo aprender de esta vivencia? No podemos controlar la expansión del virus, pero hay gestos que ayudan y que sí dependen de nosotros como seguir las indicaciones dadas por las autoridades sanitarias. Puedes sentirte mal por no poder salir o bien pensar en que, con tu actitud responsable, estás siendo activo a la hora de frenar la epidemia. Esa idea refuerza tu resiliencia.

planta creciendo entre las grietas del piso resiliencia, capaz de recuperarnos de crisis, trauma, pandemia

La propia actitud y la capacidad de transformarnos para manejar la adversidad, forman parte de ese legado de Viktor Frankl y sus enseñanzas sobre la resiliencia. Tal y como él mismo explicaba, no es el contexto o las circunstancias lo que nos determinan. Lo que nos afecta en realidad son nuestras decisiones y nuestros pensamientos.

Cómo y cuándo hablar de sexualidad con nuestros hijos

Todas en algún momento nos preguntamos cómo y cuándo hablar con nuestros hijos de sexo. Espero con este artículo resolver algunas de sus dudas más comunes.

En primer lugar, es importante empezar a conversar de este tema a temprana edad, y que esa conversación quede abierta, porque muchos padres esperan al “momento correcto” y este suele llegar demasiado tarde, cuando ya tienen información, muchas veces a través de medios de comunicación o de sus propios amigos. Lógicamente información incompleta, a veces irreal (pornografía) y esto lleva a confusión y silencios.

Piensen que este tema debe tener varios capítulos, cada uno apropiado para la edad de los hijos. Al empezar temprano abrimos un canal de comunicación con nuestros hijos, y acostumbramos a topar el tema de la sexualidad y otros de temas complejos de una forma más fácil.

Cuando son pequeños por ejemplo, podemos empezar a hablar de los nombres de las partes de sus cuerpos, y reconocer las diferencias anatómicas entre hombre y mujer; ya en la adolescencia, hablar de prácticas sexuales seguras, consentimiento sexual, violencia y abuso (físico y psicológico) en las relaciones, etc.

¿Y el colegio?

También es importante acercarnos al colegio, y conversar acerca de la información que nuestros hijos están recibiendo alrededor del tema, así podemos conversar con ellos partiendo de este conocimiento, incluso, si fuera necesario, resolviendo dudas y complementando con lo que se necesite.

No existe una manera “perfecta” de hablar con ellos, nuestros hijos quieren y necesitan más información que saber cómo se hace un bebé, topar temas como la orientación sexual, masturbación, sexo oral y respeto a la sexualidad de los demás también deben tomarse en cuenta.

Lean, pregunten a profesionales si tienen dudas, y prepárense, además, si no saben la respuesta, digan “no sé” y descúbranla investigando juntos, incluso puede ser una oportunidad para enseñarles a buscar en internet información científica y real de los temas importantes.

Debemos reconocer que hablar de este tema suele ser incómodo o vergonzoso, pero no permitir que estas emociones nos impidan tener estas charlas, muchas de ustedes (incluyéndome) puede que no hayan tenido este tipo de charlas de nuestros propios padres, lo cual lo vuelve más difícil.

Sin embargo, nuestra idea es criar hijos mejores que nosotros, más sanos mentalmente, y listos para enfrentar este mundo, tan distinto al de nuestra propia vida, ¿cierto?, que eso sea el impulso y motivación para topar este tipo de temas en nuestros hogares.

Con cariño,

 

 

 

Instagram: @danielaordonezpsicologa

Facebook: @DanielaOrdonezPsicologa

 

Los hábitos de las personas más felices

Siempre estamos detrás de algo, de una promoción en el trabajo, un nuevo auto, una pareja…Esto me lleva a una creencia “Cuando (llene con lo que está buscando) pase, finalmente seré feliz”.

Si bien estos eventos nos dan felicidad, las investigaciones muestran que este tipo de felicidad no es duradera. Un estudio de Northwestern University mostró que la felicidad de quien gana la lotería es prácticamente el mismo que de una persona regular un año después. La felicidad basada en este tipo de eventos externos es volátil.

𝑳𝒂 𝒇𝒆𝒍𝒊𝒄𝒊𝒅𝒂𝒅 𝒒𝒖𝒆 𝒅𝒖𝒓𝒂, 𝒆𝒔 𝒍𝒂 𝒒𝒖𝒆 𝒈𝒂𝒏𝒂𝒔 𝒎𝒆𝒅𝒊𝒂𝒏𝒕𝒆 𝒕𝒖𝒔 𝒉á𝒃𝒊𝒕𝒐𝒔, algunos de los realizados por las personas más felices son:
.
🙇🏽‍♀ 𝐏𝐫𝐚𝐜𝐭𝐢𝐜𝐚𝐧 𝐌𝐢𝐧𝐝𝐟𝐮𝐥𝐧𝐞𝐬𝐬: Saben lo importante de saborear una comida, y apreciar las pequeñas cosas de la vida cada día.
.
⛹️‍♂️ 𝐒𝐞 𝐞𝐣𝐞𝐫𝐜𝐢𝐭𝐚𝐧: Las personas felices lo hacen a diario porque saben el efecto beneficioso que tiene sobre su estado de ánimo y su estado físico también.
.
💰𝐆𝐚𝐬𝐭𝐚𝐧 𝐝𝐢𝐧𝐞𝐫𝐨 𝐞𝐧 𝐨𝐭𝐫𝐨𝐬: Las investigaciones muestran que gastar dinero en los demás te hace más feliz que cuando lo haces en ti mismo. Esto puede darse desde pequeños detalles que demuestran esfuerzo, como desviarte camino a casa para comprarle a tu amiga un libro que sabes le va a encantar.
.
☺ 𝐒𝐞 𝐫𝐨𝐝𝐞𝐚𝐧 𝐝𝐞 𝐠𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐜𝐨𝐫𝐫𝐞𝐜𝐭𝐚: Rodearte de gente feliz aumenta tu confianza, estimula la creatividad, y además es divertido. Lo contrario al rodearte de gente negativa.
.
😀 𝐒𝐞 𝐦𝐚𝐧𝐭𝐢𝐞𝐧𝐞𝐧 𝐩𝐨𝐬𝐢𝐭𝐢𝐯𝐨𝐬: A todos nos suceden cosas negativas; la gente más feliz en vez de quejarse o quedarse pensando en cómo hubiera sido su vida si esto no sucedía, se enfocan en agradecer por todo lo que tienen. Buscan la mejor solución posible a la situación, y siguen adelante. La invitación es a mirar los hechos, así vas a ver que las cosas no son tan negativas como pueden parecer en un inicio.

Ponte en contacto con tus valores

Los valores son la guía para tomar cualquier decisión en nuestras vidas. Por ejemplo, si valoro la honestidad y me ofrecen algún negocio que no lo sea, inmediatamente podré decir que no.

Por eso es muy importante descubrir y tener claros mis propios valores para tener una guía firme en mi vida.

Realiza esta actividad para ponerte en contacto con tus valores: 👇
Imagina que vas a festejar tu cumple número 85, ¿𝐐𝐮é 𝐪𝐮𝐢𝐬𝐢𝐞𝐫𝐚𝐬 𝐪𝐮𝐞 𝐝𝐢𝐠𝐚𝐧 𝐝𝐞 𝐭𝐢 𝐞𝐧 𝐞𝐥 𝐛𝐫𝐢𝐧𝐝𝐢𝐬?…🤔
Atrévete a descubrir lo que para ti es importante y verás como desde ese instante, las cosas en tu vida mejorarán, tomarás decisiones con mayor facilidad y también, estarás dispuesto a sentir dolor si es necesario para alcanzar alguna meta importante para ti.

¿Cómo tomar decisiones de las cuales no te arrepentirás en 10 años?

Muchas veces queremos ver ciertas virtudes como absolutas. La lealtad, generosidad, dedicación, entre otras. Podemos caer en el llamado “sesgo de confirmación”. Por ejemplo, si quiero defender mi comportamiento como leal siempre, busco ejemplos que confirmen lo que digo. Así concluyo que siempre es bueno ser leal. Solemos creer que si soy leal, soy bueno. Si tengo iras, significa que soy malo.

Digamos ahora que te enamoras de una persona tóxica, por ejemplo, una pareja abusiva y alcohólica. Al comprometerte con esta persona, hiciste de la lealtad una virtud. Llega un punto donde vivir con esta pareja es muy difícil, no sabes qué hacer. Podrías dejarlo, pero eso significaría ser desleal, y ser desleal siempre es malo.

Pero…no lo es! Ser leal ante personas buenas es una virtud, ser leal hacia malas personas es un vicio. La lealtad en sí no prueba nada. Esto aplica para cualquier virtud en nuestras vidas. Aunque esto parezca obvio, piensa cuantas veces haz escuchado a gente defender sus elecciones como virtuosas por el hecho de ejercer lealtad, fe, esperanza, etc. Como si sus comportamientos siempre fueran virtuosos.

Para tomar mejores decisiones debemos dejar de pretender que podemos calificar los méritos de una decisión con una regla simple, como decir que la lealtad siempre es buena. Como ejemplo, la lealtad hacia una figura como Hitler, servirá para recordarte que de por sí, un concepto de virtud no siempre es bueno.

The Joker, mucho más que un comic

Análisis psicológico de la película junto a mi querida amiga y colega Psicóloga Maribel Cevallos.

𝐒𝐏𝐎𝐈𝐋𝐄𝐑 𝐀𝐋𝐄𝐑𝐓🚨: Sí aún no viste la película marca el post para guardarlo y leerlo después.⁣

Sorprende ver una película de este estilo dedicada casi exclusivamente a comprender desde la infancia, la configuración de una enfermedad mental en detalle. Aunque la película tiene rasgos posiblemente exagerados, contiene altas dosis de realidad y es una oportunidad para reflexionar como sociedad.⁣

Durante la niñez de Arthur, suceden hechos que lo marcan (a tal nivel que los bloqueará de su memoria) y que son los ladrillos con los que se construye lo que serán sus trastornos. Se desconocen los hechos previos a su posible adopción, pero sabemos que durante su crianza su madre padece de Trastorno Narcicista de la Personalidad, caracterizado por una falta de empatía y explotación de los demás que suele generar negligencia y abuso hacia los hijos de estas personas, hijos que crecen con una constante confirmación de no ser suficiente (“¿acaso no debes ser gracioso para ser un comediante?” le dice mas adelante). ⁣

A la par, la madre impone a Arthur una imagen de alguien que siempre está feliz (es común en dicho desorden el fomentar fantasías ilimitadas de perfección, desconectadas de lo real), la realidad es que la pareja de ella lo abusa física y psicológicamente con su conocimiento, y presencia los golpes que recibe su mamá. Además, la madre padece esquizofrenia, lo cual nos cuestiona a nosotros y a él ¿qué es real y qué no? ⁣

Ya como adulto, busca reinsertarse en la sociedad, tener un trabajo. Sin embargo su trauma sigue repitiéndose, sufre bullying constantemente, el cual se amplifica al suceder públicamente en TV. ⁣

Asiste a las citas con la trabajadora social, quien realmente no lo escucha, y en un momento es quien le dice “la sociedad no se preocupa por gente como tú o como yo”, lo cual es cierto, no existen recursos para las personas con problemas de salud mental, y por ende, tampoco profesionales bien remunerados que puedan atender a esta población. ⁣
A raíz de esta historia de abusos el Diagnóstico del Joker es de sociopatía, por ello tiene nula empatía y puede asesinar sin sentir nada (trastorno que no lo exime de responsabilidad); adicionalmente vemos que tiene episodios donde se disocia (un mecanismo involuntario para desconectarse de su dolor, de donde nacen sus fantasías de ser abrazado por el conductor de TV, de tener una relación con su vecina) y además padece un trastorno neurológico real, llamado afecto pseudobulbar que causa una expresión emocional exagerada e inapropiada al contexto y que causa episodios de risa y de llanto, (se puede dar por lesiones cerebrales por ejemplo.) ⁣

La película no nos ahorra el sufrimiento y pone sobre la mesa el tema de la salud mental. Nunca llega Bruce Wayne en su traje a salvarnos de la realidad. “Así es la vida” diría Arthur.⁣

Es hora de comprender la importancia de proteger a los menores, de apoyar las iniciativas de salud mental en nuestros países, romper los estigmas alrededor de la misma, ofrecer acceso desde las aseguradoras, tomarnos en serio que la #SaludMental también es parte vital de la salud en general. Empecemos a hablar de esto sin miedo, a educarnos, a incluir, a recordar que quienes padecen estos problemas están sufriendo y necesitan apoyo a tiempo, realmente la frase del Joker “Lo peor de tener un trastorno mental es que las personas esperan que actúes como si no lo tuvieras” resume ese dolor de no pertenecer y no ser comprendidos. Muchos de los #Joker que existen en nuestro mundo son un síntoma de toda una sociedad.

Orientacion Vocacional: en búsqueda de tu propia misión

Queridos padres:

Hoy quiero compartirles algunas ideas frente a este tema. Si bien esto  se presenta en su mayoría durante la adolescencia, en los últimos años de colegio, cada vez es más común verlo también al momento de escoger una maestría e incluso después de todo esto, siendo adultos, casados, solteros…el punto es que todos atravesamos por el proceso de elegir una carrera, aquella decisión tan importante y personal, igual o más importante aún que decidir si estar solteras o casadas. Se dan cuenta que de esto depende el rumbo de la mayor parte del tiempo de nuestras vidas? Es muy importante que lo que escojamos, nos motive de manera intrínseca. Es decir, que lo que cada mañana nos inspire a levantarnos e ir a trabajar, venga desde nuestro interior. Sea una decisión propia basada en varios factores importantes. Les invito primero a ustedes, si no están felices en el lugar o profesión en que se encuentren, a ver hacia adentro y buscar aquello que les encienda el alma. Lo mismo para sus hijos, busquen esta orientación vocacional mediante permitir que de niños prueben la mayor cantidad de actividades posibles, a que vayan descubriendo qué les gusta, cual es su vocación. También permitan que sus profesores les digan en lo que son buenos, y potencien eso como madres. Ya en la adolescencia permitan que sus hijos experimenten, vayan formando su propia identidad, escogiendo sus valores y actuando de acuerdo a los mismos. A todo esto, se suma el tema de personalidad, hay vendedores, artistas, músicos innatos…Todos tenemos un pizarrón en blanco y cualquier día podemos decidir escribir algo nuevo. Sueñen alto, permitan que sus hijos también lo hagan, no les sembremos nuestros miedos o dudas frente a la vida. Cada cual va haciendo su propio camino, seamos guías en este proceso, acompañándolos a su descubrimiento. La pasión es clave, y como dije al inicio, muchos factores más. Existen formas de conjugarlos y descubrir las profesiones que con mayor probabilidad me permitan ser yo, por ende, ser feliz. No se conformen, y si necesitan apoyo en esta búsqueda, es una parte de mi profesión que me encanta practicar ya que lo he vivido en carne propia.

Con cariño,
Daniela

Cuando el amor se malinterpreta y hacemos daño a nuestros hijos

Queridos padres: Hoy quiero ir al grano con ustedes y compartirles algo que sobretodo en nuestra cultura puede estar mal entendido y ser confuso. Muchas mamás por ejemplo, pensamos que malcriar es sinónimo de mimar, y esto no es así. Todas podemos mimar a nuestros hijos poniendo límites, sin hacerles daño, es más, es parte hermosa de la maternidad darles esos gustos, por ejemplo, comer un día en su cama el desayuno o permitirles comer más golosinas en algún momento especial. Malcriar en cambio es ceder ante toda manipulación, pedido o exigencia de nuestros hijos. Es tener miedo a decirles que no, creer que son niños y por eso todo debe ser felicidad y darles gusto. Busquemos un balance, que sepa que si es si, no es no, y el valor que tendrá este aprendizaje en sus vidas.

Dentro de este tema otro muy importante es el de la sobreprotección. ¿Sabían que maltrato infantil, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) puede ser por: negligencia, abandono, abuso psicológico, físico y sobreprotección? Todos los primeros seguramente para la mayoría serán evidentes, sin embargo, el último es uno de los que más hacemos con los hijos, creyendo que es la forma de amarlos, el encerrarlos en una burbuja, para que el viento no les roce, para protegerlos del mundo, para darles haciendo todo (¿mimar o malcriar?) y brindarles todo nuestro amor. Sin embargo, los estudios muestran que esta es una forma de maltrato, porque transforma a esos niños tan amados en adultos inútiles y dependientes. Adultos incapaces de hacer las cosas solos, por si mismos. Así que recuerden esto, la fórmula de una buena educación es nuestro ejemplo y darles alas con amor.Con cariño,
Daniela

Orientación Vocacional-mi historia

Cuando estuve en el colegio, recuerdo con gran impaciencia y emoción el momento de dar los famosos exámenes para escoger opciones de carrera universitaria. Pero me acuerdo aún más la decepción de los resultados. ‘Daniela, puedes escoger la carrera que quieras, tienes muchas aptitudes así que suerte’ 🍀 ¿Qué les parece?. Claro, no niego que me sentí halagada pero a la vez, aún más confundida que antes. No fue solo en el colegio, luego busqué ayuda en sitios especializados, recibiendo el mismo tipo de respuestas. Así que decidí estudiar administración y escuchar a mi papá que quería lo mejor para mi, que encontró un camino del éxito y quiso compartírmelo. Es así que fui a la universidad convencida, estudié 5 años, me gradué con excelentes notas y diez años después, siiii 10, leyeron bien, una década después, me di cuenta que ese camino no era mío, era el que por amor o por bien hacer me sugirió mi papá. Plop.! Tuve dos opciones, decir…ya nada ni modo, o buscar mi camino y mi felicidad. El resto de la historia ya lo conocen, soy Psicóloga Clínica Master en Asesoramiento familiar. Amo mi trabajo y busco aportar a lo demás desde mi profesión a tener una mejor calidad de vida.

Con cariño,
Daniela

WhatsApp chat